“Lo imperceptible” por Jorge Pombar

En la segunda semana de febrero (2021) llegó al país una más de las partidas de Vacunas Sputnik, en número de 400.000. El 17 de este mismo mes otra de Oxford AstraZeneca de 580.000 dosis.

A pesar que en otras jurisdicciones ya se había vacunado a todo el personal de Salud, en CABA se comenzó pero  no se terminó de hacerlo. Constatación de ello son notas en diferentes medios, y la propia palabra de médicos de distintos Hospitales de la ciudad. Lo mismo pasa con los agentes sanitarios del sector privado. Al menos a la fecha de esta nota (18/2/2021).

Aunque en otras provincias se abrió hace semanas un listado para que (según el Plan de Vacunación estratégico nacional) se inscriban docentes y personas mayores de 60 años porque allí sí se terminó de vacunar a agentes sanitarios, recién el 19 de febrero el ministerio de Salud porteño abre un registro para lo propio pero con una gran diferencia.  Se ufanan de seguir el Plan Estratégico Nacional,  pero dicho Plan establece como segunda etapa, la vacunación a mayores de  70 años  y sin embargo  Ciudad  lo modificó y decidió vacunar a los de 80 años.

¿Qué motivo esgrime? : Que no sabe de cuantas vacunas dispondrá.  Sin embargo, sí sabe que Nación gira, cada vez que llegan nuevas dosis,  una cantidad  acorde al porcentaje de población receptora de la vacuna anticovid, a cada jurisdicción. En una simple operación aritmética se podría calcular cuantas vacunas debería recibir la Capital de la Nación ante la llegada de cada nuevo embarque, y disponer así de los operativos correspondientes para inmunizar a la misma cantidad de gente.

De esta manera, informando de las dosis disponibles y de la cantidad de vacunados (cómo se informaba antes  semanalmente de la cantidad de contagiados por el virus), las autoridades de Salud podrían dar un horizonte claro de esperanza, que permitiría calmar   la angustia, y posibilitaría a cada ciudadano organizar su vida. Pero han decidido no hacerlo.

En CABA se está vacunando por goteo. Se está un paso atrás de lo que sucede en otros distritos, como en la provincia de Buenos Aires.

Este proceder, que se confirma en la falta de datos claros, de información precisa y que ocasiona  incertidumbre y desconcierto, no parece propio de una Administración que maniobró con mucha más claridad en los momentos en que la curva de contagios llenaba de zozobra a la población.

Se puede especular, aunque no es motivo de esta nota, por qué no se procede de la misma forma que durante la crisis.

Lo objetivo es que  de este modo, con ambigüedad en la comunicación, con poca y nada información, los ciudadanos de CABA sufrimos dos ataques: el de la enfermedad y el de la zozobra ante la imposibilidad de ver más cercana la vacunación.

Se sabe que el Temor nace de la falta de Información

¿Recordamos cuando un ex ministro de la pasada administración nacional, dijo que había que disfrutar de la incertidumbre? No dejemos que se institucionalice la Angustia, sobre todo si viene de la mano de quienes tienen que ejecutar las políticas de Salud.

Jorge Pombar es vecino de la comuna 9 e integrante del Consejo Consultivo Comunal

La entrada “Lo imperceptible” por Jorge Pombar se publicó primero en Transparencia Comunal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *