Riquelme denunció a la fiscal que investiga la reventa en Boca

0

El vicepresidente de Boca Juniors cuestionó en duros términos a la Fiscal Celsa Ramírez y además contó a prensa que “Una camioneta siguió a mi hermano, le cruzaron el vehículo y policías de civil lo obligaron a entregar su teléfono”, denunció Juan Román Riquelme.

Ante los micrófonos de varios medios el dirigente xeneize apuntó contra Celsa Ramírez en el marco de la investigación por la reventa de entradas en el club de La Ribera: “Una camioneta siguió a mi hermano, le cruzaron el vehículo y policías de civil lo obligaron a entregar su teléfono”.

Los hechos comienzan a partir de una investigación por presunta venta de entradas falsas y asociación ilícita, en agosto se realizaron ocho allanamientos en distintos lugares de Capital Federal y Provincia de Buenos Aires. Uno de ellos en la casa de uno de los hermanos del ex jugador de Boca Juniors.

Luego del registro en La Boca, la Dirección Departamental de Investigación de Pilar hizo otro procedimiento para buscar pruebas en el domicilio de Cristian Damián Riquelme, que vive en un barrio cerrado en la localidad de La Lonja, Pilar, en el norte del Conurbano Bonaerense.

En diálogo con Radio 10, Román dijo este viernes que está sufriendo aprietes. Allí contó lo que padeció su familia el 1º de noviembre, cuando viajaron a Río de Janeiro para ver la final de la Copa Libertadores 2023: “Mi hermano salió de su casa, una camioneta blanca lo siguió y a mitad de camino esa camioneta se le cruzó y lo hizo parar. A mi hermano en el 2002 me lo secuestraron, imagínate el susto que tenía, pensó que lo secuestraban de nuevo”.

“Yo respeto el trabajo de la jueza, pero le tengo que decir que nuestra familia no molesta a nadie. La jueza no puede mandar a seguir a mi hermano por un auto de civil, pararlo en la calle y quitarle su teléfono. El abogado nuestro le preguntó qué era lo que necesitaba y se lo llevábamos, dijo que no. La señora jueza, que le tengo respeto, claramente tiene un problema con mi familia. Somos una familia normal, nos criaron de buena manera”.

Y siguió: “El otro día lo dije en broma, pero es la verdad. Tenemos dos vicios muy grandes: tomar mate y comer asado, somos personas normales. La jueza no tiene derecho a escucharle el teléfono a mi hermano. Eso es privado, no se puede hacer, o eso es lo que yo creo que no se puede hacer. Con mi hermano sabemos que nos escucha, nos los dijo. Este es el país que tenemos y es una pena, porque lo amo y me voy a morir en nuestro país”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.