El Museo Marco de La Boca presentó la programación del 2024

0

Con la premisa de volver la mirada hacia la naturaleza, el Museo Marco del barrio porteño de La Boca presentó su programación para 2024, en la que se podrá visitar hasta marzo la muestra “Cosmogonía nativa” de Lucila Gradín, que expone trabajos realizados con especies arbóreas, además de dos propuestas que exploran el panorama artístico actual y cerámicas de gran formato.
“En este último periodo, nos abocamos a presentar muestras que marquen un retorno a la naturaleza.

También nos interpela la investigación del medio ambiente y cómo estas problemáticas repercuten en la humanidad y en el arte. Esta temática está muy presente en Cosmogonía Nativa” de Lucila Gradín, que investiga seis árboles autóctonos y sus propiedades tintóreas, curativas y espirituales y puede visitarse hasta marzo 2024”, dijo a Télam el director artístico del museo, Rodrigo Cadenas.
Con la curaduría de Eva Grinstein, la muestra de Gradín estará disponible hasta marzo del 2024. A partir de árboles autóctonos como el ombú, el ceibo, el timbó, el palo borracho, el chañar y el aguaribay, la artista ofrece un repertorio de pigmentos y un bagaje de posibilidades entre las que resuenan los usos medicinales, las capacidades tintóreas de la naturaleza y prácticas chamánicas.

Una muestra del artista venezolano Dixon Calvetti formará parte de las propuestas del 2024, en la que “ofrecerá un panorama de sus preocupaciones éticas y estéticas, vinculadas a la trans-territorialidad, la religiosidad popular y el sincretismo marialioncero de Venezuela”, explicó Cadenas quien agregó que “a partir del nombre de la muestra, Entrance, podemos pensar las ideas de tránsito como formas de desplazamiento físico y simbólico así como la idea de un estado de percepción y conciencia espiritual elevado”.

“Entrance” se inaugurará el sábado 17 de febrero de 2024 y es la primera exposición de un proyecto en desarrollo, curada por Juan Carlos Urrutia, que establece una línea de sentidos alrededor del panorama artístico-intelectual. La muestra está integrada por objetos rituales, mapas conceptuales, proyectos inéditos y re-enactments (recreaciones) de algunas de sus obras de mayor anclaje en torno a la trans-territorialidad, la religiosidad popular y el sincretismo marialioncero de Venezuela.

Además, se presentarán una serie de cerámicas en gran formato, ánforas con líquidos estrógenos y pinturas al óleo de paisajes en la muestra de Tomás Espina, un proyecto realizado por Carla Barbero y Javier Villa. Por otra parte, habrá una conexión con la historia argentina en máscaras talladas en madera que fuman revistas argentinas de la Década Infame.

Además de la programación, la Fundación Tres Pinos -un espacio que funciona como residencia para artistas- abrirá las puertas del Museocampo, en abril 2024, un museo a cielo abierto que combina arte y naturaleza. En un predio de 35 hectáreas, alberga la colección permanente de Fundación Tres Pinos dedicada al arte moderno y contemporáneo, entre las que hay esculturas de Luis Felipe Noé, León Ferrari, Carola Zech, Juan Stoppani/Jean Yves Legavre, Gabriel Chaile, DOMA, Rafael Parra Toro, entre otros.

“Marco La Boca es un museo de arte contemporáneo en el que apoyamos la producción artística, brindando libertad a los creadores para desarrollar sus proyectos así como un espacio de investigación y experimentación donde mostrarlos”, señala Cadena sobre el museo que fue recuperado por la Fundación Tres Pinos y llevó adelante la refuncionalización de un edificio histórico del barrio de La Boca. (Télam)

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.