Miércoles de Ceniza en la Basílica de Flores

0

En el día de ayer se celebró en la iglesia de San José de Flores el tradicional ritual religioso del “Miercoles de ceniza” a lo largo de la jornada se llevaron a cabo cinco misas.

El Miércoles de Ceniza es el día que marca el comienzo de la Cuaresma, es decir, de los 40 días previos (sin contar los domingos) a que tenga lugar el día que recordamos la resurrección de Cristo o, en otras palabras de los días en que nos preparamos para la Semana Santa.

La ceniza en esta celebración litúrgica significa que quien recibe la cruz en la frente reconoce su fragilidad y la mortalidad humana. Además es un llamado a la conversión y la renovación pascual.

El Miércoles de Ceniza marca el inicio de la Cuaresma, que son los cuarenta días de preparación interior que realizan los creyentes para la conmemoración de los misterios de la pasión, muerte y resurrección de Cristo.

La imposición de la ceniza se remonta la iglesia primitiva, cuando los creyentes se cubrían la cabeza con ceniza como un hábito penitencial que tenía como objetivo prepararse para recibir el Sacramento de la Reconciliación el Jueves Santo.

La ceniza en esta celebración litúrgica significa que quien recibe la cruz en la frente reconoce su fragilidad y la mortalidad humana. Además es un llamado a la conversión y la renovación pascual. Así mismo, la palabra derivada del latín cinis, está relacionada con la muerte, la caducidad y la penitencia, por eso el símbolo en la frente también recuerda la creación del hombre a partir del polvo de la tierra, las cenizas señalan el origen y el fin del ser humano, en la religión católica.

La ceniza que se utiliza en este evento religioso proviene de las palmas del Domingo de Ramos. Después de rociarlas con agua bendita y aromatizarlas con incienso, las palmas usadas en esa otra actividad propia de los católicos se queman para utilizarlas el Miércoles de Ceniza.

De acuerdo con la tradición, al termino de la homilía durante la misa, los creyentes se acercan al altar para que el sacerdote dibuje una cruz con ceniza en su frente. Luego de escuchar una de las frases mencionadas anteriormente, los religiosos se retiran en silencio.

La cruz también puede ser impuesta sin necesidad de asistir a la misa; sin embargo esta debe ser precedida por una liturgia de la palabra.

Cualquier persona, sin importar si hace parte de la iglesia católica, puede acercarse a los templos a recibir la imposición de la cruz de ceniza.

Los creyentes se abstienen de comer carne durante esta celebración litúrgica que se lleva a cabo en todo el mundo.

Los laicos previamente designados por el sacerdote pueden imponer la ceniza, la cual debe ser bendecida con anterioridad por el párroco; sin embargo no pueden dar la bendición.

Según lo registrado en varios portales religiosos, la abstinencia y el ayuno son obligatorios para esta fecha.

 

La entrada  Miércoles de Ceniza en la Basílica de Flores se publicó primero en Vecinos de Flores (y Parque Chacabuco).

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.