La Justicia modificó un fallo y sentenció a un hombre por tentativa de femicidio

La Cámara Nacional de Casación condenó por tentativa de femicidio a un hombre que trató de asesinar a golpes a su ex pareja en mayo de 2017 en la Villa 21-24 del barrio porteño de Barracas

De esta forma se modificó el fallo anterior que establecía “lesiones graves”, luego de la apelación del fiscal y Casación ordenó que la causa sea sorteada para que otros magistrados fijen una nueva pena por un delito más grave.

El nuevo  fallo de la sala II de Casación fue por mayoría y se sentenció  a Guillermo Silva como autor de tentativa de homicidio, recovando el fallo de junio de 2019  que había sido condenatorio por las lesiones a seis años de prisión por el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional 3.

El Ministerio Público Fiscal de la Nación informó a través de la página de fiscales.gov.ar que, tras el juicio en 2019, el fiscal Ariel Yapur apeló el fallo y ahora Casación apartó al tribunal que intervino en primera instancia y ordenó que la causa sea sorteada para que otros magistrados fijen la nueva pena que le corresponde al acusado a partir del delito de “tentativa de femicidio”, que es más grave que el de lesiones.

La justicia determino en una crónica de los hechos su culpabilidad demostrando que el domingo 20 de mayo de 2017 el acusado “Silva” se presentó en la casa de su expareja en la villa 21-24 de Barracas, la despertó increpándola y luego comenzar a golpearla.

La arrastró del cuello hasta el piso de la habitación, donde le pegó en la cabeza e intentó estrangularla”, señaló el informe judicial.

Y agregó que: “la situación finalizó cuando la hermana de la víctima y su hijo mayor ingresaron al cuarto”. Según la fiscalía, después del hecho el hombre se fue a dormir a otra habitación de la misma vivienda.

Horas más tarde, Silva volvió a agredir a la mujer: la golpeó en el abdomen, en la cabeza y en varias partes del cuerpo. Incluso llegó a impactarle la nuca contra el suelo.

Por la agresiones, la víctima se desmayó en reiteradas ocasiones e intentó protegerse, al tiempo que Silva le pisó con fuerza el hombro y cuando la mujer perdió el conocimiento por última vez, él se retiró del domicilio exclamando “¡la maté!, ¡la maté!”, según fiscalía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *